na sua mesa: Cabo de Gata

na sua mesa: Cabo de Gata

Siempre es un buen momento para escaparse, todavía más si se escapa uno a Cabo de Gata.

Mis recuerdos más felices han sido allí y vuelven siempre cuando menos lo espero:
El día que fuimos a Las Negras a tomar cañas y tapas en un chiringuito y Trini descubrió la playa: estuvo horas y horas corriendo en círculos.
Cada vez que hemos ido a Cactus Níjar y he llenado el coche de las plantas y macetas más bonitas que hay en casa.
Las fiestas de verano en San José, que es como volver a “Verano azul”.
La Playa de los Muertos toda para nosotras, con sus piedras de confetti y su agua turquesa.
Perderse por las carreteras de tierra roja y cuando descubres El Cortijo del Fraile sentir que estás tocando a Lorca.
Volver siempre al Molino de Fernán Pérez, nuestra casa en el cabo.
Llegar al Bar de Jo, que es como teletransportarse a Arizona.
El día que fuimos a leer a la Cala de la Media Luna y había musgo en la orilla (y a la vuelta descubrimos la playa de Indiana Jones).

Y siempre, siempre, comer cazón en adobo en esa terraza alta que da al mar en la Isleta del Moro.

Read More

na sua mesa: un almuerzo en casa II

na sua mesa por Paula G. Furió | na sua lua

Cuando adoptamos a Trini, nuestra perrita, tuve que hacer algunos (considerables) cambios en mis rutinas diarias. Uno de ellos fue volver a trabajar en casa para dedicarle tiempo, educarla y disfrutar de su compañía. Traje toda las cosas que tenía en mi coworking y, tras pasearlas por prácticamente toda la casa, encontré el rincón perfecto para mi estudio.

Como a Lorena, me encanta el color amarillo. Para mí es el color más feliz, el que resume todo: el sol en la playa, la vida, lo sencillo, nuestra luz… Por eso lo elegí para mi marca y también por eso colecciono tantas cosas amarillas aquí y allá.

Y desde siempre me ha encantado todo lo étnico. Por eso me embelesa el trabajo de la interiorista Justina Blakeney y me sé al dedillo cada rincón de las casas que recopila en The New Bohemians. Mi estudio no está tan repleto de detalles como las casas que decora ella, pero para mí es bastante acogedor gracias a una alfombra que da gustito en los pies (y que a Trini le encanta) y muchas muchas plantas :)

También traté de recoger en mi estudio imágenes de todo aquello que me inspira. Por eso hice un moodboard en las paredes que quedaron libres. Mezclé fotos mías y de amigos, reveladas en casa, con recuerdos y postales traídos de exposiciones de fotos, viajes, galerías, tiendas de plantas…

¡Y este cóctel tan ecléctico es el que me rodea cada día! Ahora ya sabéis dónde estoy escondida y cuando me escribáis sólo tenéis que imaginarme aquí sentadita :)

na sua mesa por Paula G. Furió | na sua luana sua mesa por Paula G. Furió | na sua luana sua mesa por Paula G. Furió | na sua lua

LA COMIDA: PENNE AGLIO, OLEO E PEPERONCINO

Durante los meses que viví con Marina, mi amiga suiza-italiana, cocinábamos y comíamos juntas muchos días. Cuando teníamos poquito tiempo ésta era nuestra receta estrella, que además es perfecta para llevar al trabajo.

Ingredientes para dos personas

✓ 175 g de penne rigate, macarrones para los amigos :)

✓ 3 dientes de ajo

✓ 1 guindilla

✓ aceite de oliva virgen extra

✓ sal

Preparación

-Hierve la pasta en una olla con aceite y sal los minutos que indique el paquete

-Pon en una sartén el aceite, los ajos (enteros o laminados, como prefieras) y la guindilla. Déjalo que se vaya dorando a fuego lento.

-Cuando esté lista la pasta escúrrela bien para que no salpique y mézclala en la sartén con el aceite y los ajos. Déjalo un par de minutos y retira del fuego. Puedes añadir parmesano u otros ingredientes como pollo o verduras a la plancha.
na sua mesa por Paula G. Furió | na sua lua

¡Tachán! Plato listo y bien sabroso, a disfrutarlo ;)

Paula G. Furió