Mi primer taller gastronómico en La Patente

La Patente | na sua lua

La Patente es una escuela que ofrece cursos de cocina donde no importa que seas el chef de un restaurante de moda o un cocinillas que intenta sobrevivir con sus tuppers, porque todo el mundo tiene cabida. Reconozco que lo que me llamó la atención de La Patente cuando la descubrí fue la imagen que proyectaba en su página web. El logo, la fotografía, las ilustraciones… fueron un verdadero flechazo. No iba desencaminada porque la imagen gráfica de La Patente ganó el oro el año pasado en los prestigiosos Premios Laus de diseño.

Este sábado por la noche por fin iba a ser el día en el que asistiera a mi primer taller gastronómico. El curso elegido fue Tapas para modernos y mi intención era la de salir por la puerta tras haber pasado un buen rato y con nuevas recetas molonas bajo el brazo. Realmente así fue y, tal como nos explicó Àngels, la profesora, las tapas que aprendimos a cocinar eran unas que nunca harían nuestras madres.

Nada más llegar nos sentamos todos en la isla de la cocina, nos presentamos para romper un poquito el hielo y Àngels comenzó a explicar una a una todas las tapas que elaboraríamos nosotros mismos. La idea era trabajar individualmente o en pequeños equipos, cocinar una tapa por persona o equipo y después comernos nuestras propias creaciones, así que nos pusimos manos a la obra.

La Patente | na sua luaLa Patente | na sua lua

El menú consta de 6 tapas muy diferentes de todo tipo de ingredientes (entre las que hay un postre delicioso) así que el taller no está pensado para gente quisquillosa con la comida, te tiene que gustar todo. Yo me uní a un par de chicas muy majas para hacer unos raviolis de calabaza con crema de hongos y la foto demuestra que nos costó estirar la masa para que quedara finita, tuvimos algunos abortos :P

Una vez todos terminamos nuestras tapitas con la ayuda de Àngels llegó la mejor parte: sentarnos a la mesa a degustarlas con un buen vino.

La Patente | na sua lua

Todos los platos estaban riquísimos y nos fuimos a casa la mar de contentos con nuestras creaciones en la barriga. Me encantó la experiencia y espero repetirla porque vale mucho la pena :)

La Patente

C/ Villarroel, 123. Barcelona