¡Estoy viva!

Foto: Des Petits Hauts | na sua luaFoto de la colección de otoño-invierno 2015 de Des Petits Hauts que me parece

Últimos días de diciembre. Últimos días. ¿He dicho últimos días? Ya termina el año y aunque no dé muchas señales de vida por aquí últimamente… ¡estoy viva! Está siendo un final de 2015 movidito para mí, de ahí que no me veas el pelo: mucho trabajo, muchos viajes y pocos momentos para estar en casa. Por primera vez en dos años y medio apenas tengo tiempo para pasar por el blog y me da mucha pena, pero espero solucionarlo pronto, no me gusta abandonar mi casa.

Estos últimos meses he estado metida en un montón de proyectos bonitos y quería compartirlos contigo. He estado trabajando a tope con el equipo de Expedición Polar en muchos frentes, entre otros, el de lanzar la nueva agenda de aventuras fotográficas, que en 2016 va a estar repleta de experiencias únicas. ¡Va a ser difícil escoger solo una, aviso! Trabajar al lado de Álvaro y Montse significa aprender a pasos agigantados y a la vez estar en familia :)

También he seguido aportando mi granito de arena en Don Fisher: este mes hemos lanzado la nueva colección, inspirada en las costas gallegas y portuguesas del Atlántico (!) y lo hemos dado todo este pasado fin de semana en el Festivalet. Un año más la organización ha sido increíble, la selección de marcas ha sido impecable y el chute de energía y de buen rollo que hemos recibido los dos días que ha durado la feria ha sido inmejorable.

Y, por último, he estado dinamizando las redes de los majetes de Madriguera Workshop, que también presentaron en el Festivalet a sus nuevas criaturas.

Como ves, más liada que nunca pero también más contenta que nunca :)

Y ya basta de hablar de mí, ¿qué tal estás terminando tú el año?, ¿todo listo para la Navidad?

 

P.D.: La última expedición polar fue mágica.

P.D.: El Festivalet el año pasado.

Un fin de semana en las montañas con la Expedición Pirineus

Expedición Pirineus | na sua luaTengo que reconocer que tenía muchas expectativas para la Expedición Pirineus y que, aun así, fue mucho mejor de lo que me esperaba. Quizá el hecho de compartir un fin de semana entero con Sara y Adrián tuvo mucho que ver, o que María se uniera casi en el último momento gracias a su chico. Quizá fue la gran nevada que nos pilló por sorpresa y que hizo que los Pirineos se convirtieran en una postal navideña o lo bien que sienta desconectar de la ciudad de vez en cuando… el hecho es que la Expedición Polar a los Pirineos fue un gustazo de principio a fin.

Este post  es una pequeña selección de las fotografías que saqué en dos días de practicar un montón. Reconozco que perderle el miedo al programa manual de la cámara es muy complicado para mí, pero poquito a poco, a pasos de tortuga, lo estoy consiguiendo :)

Expedición Pirineus | na sua luaExpedición Pirineus | na sua lua

El viernes por la tarde nos reunimos los 15 en casa de Mercè, que además de su simpatía risueña y de su casa en la montaña, se encargó de que tuviéramos un plato de comida caliente en la mesa en todo momento. Allí, arropados por el calor del fuego, Álvaro y Jordi nos hablaron de fotografía y de su vínculo con la montaña y la aventura, nos enseñaron algunas de sus mejores fotos y nos contaron algunas de sus mejores historias. Álvaro nos enseñó la técnica básica y nos hizo una magnífica performance para hablarnos de composición vestido con un pijama rojo de lo más peculiar. Imposible aburrirse :)

El sábado por la mañana nos calzamos las botas de montaña y la topa técnica y empezamos la caminata por el Bosc d’en Gerdar. Nada más bajar del coche vimos que la lluvia que había en el pueblo se había convertido en copos de nieve preciosos y allí fue cuando todos nos emocionamos un montón. A partir de ahí nos pusimos a caminar y a hacer fotos cada dos por tres para poner en practica la clase teórica de la noche anterior.

Expedición Pirineus | na sua luaExpedición Pirineus | na sua luaExpedición Pirineus | na sua lua

La verdad es que los guantes no se movieron de los bolsillos del anorak. Estaba todo tan bonito que pensé que si me los ponía me iba a perder la mitad de las sensaciones que estaba viviendo. Además, ¡es incomodísimo manejar la cámara o el móvil con las manos tapadas!

A medida que la excursión iba avanzando el paisaje se cubría más y más de blanco y se veía más espectacular. A cada paso se oía el “crec crec” de la nieve virgen y me obligaba a parar para observar bien lo que tenía en frente porque parecía que estaba inmersa en un cuento clásico navideño.

La caminata también me hizo reflexionar sobre los paisajes increíbles que tenemos al doblar la esquina, que no tienen nada que envidarle a los de ningún otro lugar. Realmente la Expedición Pirineus me ha servido de recordatorio para planear más visitas y excursiones por nuestro país, que es magnífico y a menudo parece que lo olvidamos.

Expedición Pirineus | na sua luaExpedición Pirineus | na sua luaExpedición Pirineus | na sua lua

Al día siguiente le tocó el turno a la zona de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici y también disfrutamos como enanos. ¡Incluso estuvimos un rato fotografiando caballos! Aunque el domingo pasó demasiado rápido porque después de comer había que despedirse y volver a casa :(

Era la primera vez que vivía una expedición cerquita (en junio estuve en Suecia, ¿te acuerdas?) y la primera también que lo hacía dentro del equipo de Expedición Polar. Pronto lanzaremos la nueva agenda con más expediciones polares para 2016 y ojalá pueda disfrutar en persona de nuevo de alguna de ellas porque más allá de la fotografía son experiencias únicas.