De vuelta al Atlántico con la Expedición Cíes

Expedición Cíes | na sua lua

Le teníamos muchas ganas a la expedición Cíes.

Durante varios meses en el equipo polar la soñamos, la planeamos, imaginamos cómo sería estar en esas islas paradisíacas junto a veintitantas mentes creativas, la diseñamos a nuestra medida y por fin llegó el día de volar hacia el atlántico gallego.

Expedición Cíes | na sua lua

Me habían hablado de la belleza de las islas Cíes, de sus playas de agua turquesa, de sus acantilados rocosos, de las gaviotas que sobrevolaban el archipiélago. Me habían hablado de muchas cosas, pero al llegar al muelle y poner un pie en tierra firme no me podía creer lo que teníamos justo enfrente.

Una niebla espesa, que le dio un aire casi místico al paisaje, nos dio la bienvenida y nos acompañó durante las primeras horas en la isla. Lejos de desanimarnos nos motivó aún más para salir a explorar nuestro nuevo hogar mientras nos íbamos conociendo entre nosotros.

Expedición Cíes | na sua luaExpedición Cíes | na sua lua

Y desde esa excursión a los acantilados surgió la chispa y no hubo vuelta atrás. Reímos y compartimos confidencias, saltamos en charcos, comimos mucha empanada gallega, dormimos en tiendas de campaña bajo la lluvia, nos empapamos de los conocimientos de Fernando Rey, admiramos la obra de Eva Díez y nos estrujamos para plasmar en una foto el concepto de isla (aunque yo no pude participar mucho porque el Instagram de Expedición Polar tenía que estar al día), disfrutamos con las historias y las fotos de Álvaro y no dejamos de fotografiar a diestro y siniestro en casi ningún momento.

Expedición Cíes | na sua luaExpedición Cíes | na sua lua

La expedición Cíes superó las expectativas y el grupo se unió muchísimo, como solo se unen las personas cuando están inmersas en algo especial.

Estoy deseando ver todo lo que grabó Montse para transportarme allí de nuevo :)

Expedición Cíes | na sua lua

P.D.: La expedición a Grinda y a los Pirineos no se quedaron atrás.