Un buen vino con una buena etiqueta

A mi padre le fascina el vino. No solo beberlo, sino todo lo que está relacionado con la enología. Durante años, con mucha paciencia, ha ido introduciéndome en esta tradición tan mediterránea de saborear una copa y aprender a distinguir algún que otro matiz.

Viñedos singulares

No le fue fácil, pero a día de hoy ya puedo decir que disfruto bebiendo vino. Sin embargo, lo que a mí más me ha llamado la atención desde el principio han sido las etiquetas en las que se leía el nombre, la añada, el origen o la variedad de la uva.

Image

Les cousins vía La vinatería

Sin ser entendida ni en enología ni en branding, no he podido evitar enamorarme perdidamente de las etiquetas más originales, las que tienen diseños frescos y elaborados.

El dicho inglés lo advierte: never judge a book by its cover peeeero a veces es imposible hacerle caso :)

Image

El hombre bala vía Tome Vinos

Realmente, si el packaging que adorna la botella es tan bonito, es muy difícil no dejarse seducir por el producto.

Meteor Merlot vía Lovely Package

Las etiquetas coloridas, minimalistas, o con un toque naíf son mis favoritas. ¿Y las vuestras?

Retorno a Londres

Londres es una ciudad que no falla. Siempre es el lugar ideal para volver y descubrir parques que nunca has visitado, barrios que tenías poco frecuentados o locales nuevos que te han recomendado.

Este fin de semana he estado por allí y uno de mis objetivos era descubrir restaurantes y cafeterías bonitos. Sitios de aquellos que al entrar te hacen tartamudear y bombear más rápido la sangre. O bueno, igual exagero un poco ;)

Antes de ir me estudié a fondo mi tablero de Pinterest de sitios a los que tengo que ir algún día y me preparé una mini guía llena de locales preciosos, con sus mapas y todo. Por desgracia, 4 días no dan para mucho y la lista de lugares quedó bastante reducida.

El podio de los sitios que sí pude ver lo coronaron Monocle Cafe, Albion y The Book Club.

▲ El tercer puesto se lo ganaron los de Monocle. Ellos sí que saben: una revista molona y cuidada al máximo (del creador de Wallpaper*), una emisora de radio online, tiendas en Canadá, Estados Unidos o Japón y ahora también una cafetería bonitísima en Londres.

4

Todos los detalles del local valen la pena: las lámparas industriales, las tarjetas con su logo o el mobiliario exterior de madera clarita. Precioso.

5

Albion se ganó el segundo lugar de mi ranking personal. Esta cafetería y tienda, situada en el nordeste de la ciudad ya llama la atención desde la calle.

2

La tienda, en la entrada, te obliga a pararte en seco: mermeladas orgánicas, repostería casera y alimentos locales y de calidad. Muy concienciados con el km 0 y también con la reducción de consumo de bolsas de plástico, porque allí tenían la mar de monos sus tote bags, preparados para ir de compras.

1

▲ Sin embargo, el puesto de honor se lo llevó sin duda The Book Club.

7

Macetas colgadas de la pared a la entrada y un antiguo almacén reformado que no podía ser más chulo. Paredes de obra vista, mobiliario vintage, sala de ping pong para jugar con los amiguetes… en este local se organizan talleres, charlas y cursos, y todo mientras te tomas una pint (o bañera de cerveza). Lo tiene todo.

3

Solo una pega: no sirven bebidas calientes a partir de las 17 h (?) así que olvidaos del tea time

Con sitios así, ¡bienvenidos sean los retornos a Londres!

* fotos extraídas de mi tablero de Pinterest what a place