DIY: pluma de washi tape

No lo pude evitar. Me hice fan del washi tape en cuanto lo descubrí. ¿Celos bonitos de mil estampados diferentes? Sí, por favor. Pinterest está plagado de mil tutoriales DIY para hacer cosas preciosas con ellos y yo traigo uno que todavía no he visto por la red.

Se trata de una pluma de washi tape ideal para usar de punto de libro.

4

Es tan fácil que en 10 minutos la tenemos hecha.

Necesitaremos:

△ Un washi tape

△ Una bobina de alambre

△ Unas tijeras

2

→ El primer paso será cortar un trozo de alambre de unos 15 cm. Los 15 cm son orientativos, pero es una buena medida para que nos pueda servir de punto de libro.

→ Una vez cortado el alambre tendremos que pegar un trozo de washi tape que vaya de la mitad del alambre hasta la punta y que dé la vuelta pegándose sobre sí mismo, teniendo en cuenta que el alambre quede en un lateral y no en el medio. Algo así:

3.1

→ A continuación, simplemente hay que hacer lo mismo pero en el otro lado.

→ Ahora que ya tenemos la base, hay que darle forma de pluma. Para ello se tienen que recortar los cuatro extremos del washi tape de forma redondeada. Más o menos así:

3

→ Una vez hecha la forma redondeada, hay que darle el toque final. Con las tijeras haremos pequeños cortes en diagonal. No hay que preocuparse porque el propio alambre sirve de freno antiaccidentes ;)

→ Ya por último forraremos el alambre restante con más washi tape. Es importante que la punta quede reforzada para que la pluma no se convierta en una arma blanca en potencia.

1

Voilà! Ya tenemos la pluma terminada. Lo mejor es que se pueden hacer de todos los colores y estampados imaginables y se les puede dar un montón de utilidades diferentes. ¡Larga vida al washi tape!

* Todo el material washitapero es de Costuretas, un precioso espacio creativo en el barrio de Gràcia de Barcelona donde se imparten infinidad de cursos a los que hay que ir sí o sí : )

DecoMonday: mapas

Hay elementos en la decoración de un lugar que hacen que éste pase de mediocre a molón en cuestión de segundos. Para mí, en el top 3 se encuentran sin duda los mapas viejunos (también conocidos como mapas vintage, dependiendo del precio que pagues por uno de ellos).

en pinterest

Será por la paleta de colores que utilizan o porque le dan un punto nostálgico al ambiente, el caso es que habitaciones, cocinas o comedores ganan un montón gracias a los mapas, ya sean mapamundis o de zonas más específicas.

bleubird vintage

petitbo

granja petitbo vía facebook

Locales como la preciosa Granja Petitbo del Eixample barcelonés también han sucumbido a los mapas viejunos y uno bien bonito preside su pared principal.

¿Dónde hacerse con uno? En la tienda Grey Street los venden y vale la pena acercarse.