¡Estoy viva!

Foto: Des Petits Hauts | na sua luaFoto de la colección de otoño-invierno 2015 de Des Petits Hauts que me parece

Últimos días de diciembre. Últimos días. ¿He dicho últimos días? Ya termina el año y aunque no dé muchas señales de vida por aquí últimamente… ¡estoy viva! Está siendo un final de 2015 movidito para mí, de ahí que no me veas el pelo: mucho trabajo, muchos viajes y pocos momentos para estar en casa. Por primera vez en dos años y medio apenas tengo tiempo para pasar por el blog y me da mucha pena, pero espero solucionarlo pronto, no me gusta abandonar mi casa.

Estos últimos meses he estado metida en un montón de proyectos bonitos y quería compartirlos contigo. He estado trabajando a tope con el equipo de Expedición Polar en muchos frentes, entre otros, el de lanzar la nueva agenda de aventuras fotográficas, que en 2016 va a estar repleta de experiencias únicas. ¡Va a ser difícil escoger solo una, aviso! Trabajar al lado de Álvaro y Montse significa aprender a pasos agigantados y a la vez estar en familia :)

También he seguido aportando mi granito de arena en Don Fisher: este mes hemos lanzado la nueva colección, inspirada en las costas gallegas y portuguesas del Atlántico (!) y lo hemos dado todo este pasado fin de semana en el Festivalet. Un año más la organización ha sido increíble, la selección de marcas ha sido impecable y el chute de energía y de buen rollo que hemos recibido los dos días que ha durado la feria ha sido inmejorable.

Y, por último, he estado dinamizando las redes de los majetes de Madriguera Workshop, que también presentaron en el Festivalet a sus nuevas criaturas.

Como ves, más liada que nunca pero también más contenta que nunca :)

Y ya basta de hablar de mí, ¿qué tal estás terminando tú el año?, ¿todo listo para la Navidad?

 

P.D.: La última expedición polar fue mágica.

P.D.: El Festivalet el año pasado.

Bienvenidos al norte: Navarra

Navarra | na sua luaNavarra | na sua luaNavarra | na sua luaNavarra | na sua lua

Hacía ya un montón de tiempo que no me dejaba caer por el norte del país y, teniendo en cuenta que mis raíces son norteñas, no me parecía ni medio regular. Además, nunca antes había ido a Navarra y qué mejor que hacerlo con alguien que conoce bien la tierra.

Así que sin más, este fin de semana largo hemos cogido el coche con unos amigos y nos hemos plantado en el norte, ¡aupa! Por cierto, es curioso porque solo me doy cuenta de lo urbanita que soy cuando estoy fuera de la ciudad y a cada tronco que veo le hago más fotos que si fuera la Torre Eiffel… corramos un tupido velo.

El caso es que sabe muuuy bien perderse por los pueblecillos tranquilamente, observar su arquitectura, cómo guardan la leña a un lado preparados para el frío inminente, las florecillas en las contraventanas a juego con la  madera pintada… y lo mejor, después de eso, un buen banquete a lo grande, de los que solo se comen en el norte y que pueden durar horas porque ellos sí que saben y aplican lo de la slow life.

Navarra | na sua luaNavarra | na sua luaNavarra | na sua lua

Me encantó parar en medio de la carretera para perdernos por caminos boscosos llenos de tonos otoñales y babosas de todas las formas y colores, descubrir pueblos preciosos como Burguete u Olite, pasear por las bodegas de Otazu en Etxauri y comer pintxos en la noche pamplonica. En definitiva me encantó lo que pude ver de Navarra en tres días :)

¿Y tú, conoces Navarra?

P.D.: Todos mis viajes y escapadas están aquí metidos :D