na sua mesa: París

París de Paula G. Furió | na sua luaParís de Paula G. Furió | na sua luaParís de Paula G. Furió | na sua lua
De París se han dicho ya todas las cosas que se podían decir, todas las historias pasan por ella: cualquier persona que admiremos habrá vivido algo importante allí, algo que le cambió, que le hizo crecer.

Así que no voy a caer en lugares comunes.

Sólo os contaré que un día de agosto de 2014 estaba preparando mi viaje a Florencia y leí algo sobre Napoleón. Eso me llevó a leer cosas de París, lo que me llevó a acordarme de su supuesta muerte por envenenamiento con arsénico, porque las paredes de su casa estaban empapeladas de verde, su color favorito. Como el verde en los ojos de mi compañera de batallas.
Entonces, dejé de leer sobre Florencia y compré dos billetes para París, para fin de año. Y como en los fundidos de las películas, acabó el verano, empezó el otoño, acabó el otoño y empezó el invierno.

Y nos fuimos a París, que nos recibió con lluvia y mucho frío. Y por supuesto nos perdimos buscando el apartamento más bonito de Montmartre, que había reservado yo cinco meses antes en un súper apretón de romanticismo.

Luego nos pasaron mil cosas y visitamos otros mil sitios. Tantos que los recuerdo como si los hubiésemos descubierto todo a la vez. Sin darnos cuenta, empezamos a conocer París donde empezó París, en el centro de la isla de Saint Louis. Y luego fuimos descubriendo en espiral, cada vez más deprisa y el frío más metido en los huesos. Pensando en Rayuela, en los amantes de Pont Neuf, en Amelié, en Hemingway, en Joyce, en las novias de la Shakespeare & Co. También en Toulouse-Lautrec y Renoir, Buñuel, los Lumière y las fiestas de los años 20.

Allí nos dijimos cosas bonitas, casi nos secuestran en Rue Dauphine, vimos un concierto de monjas en Sacré Coeur, buscamos a los jeques árabes de la Place Vendôme, leímos mucho y cocinamos juntas.

Y empezó 2015.
París de Paula G. Furió | na sua luaParís de Paula G. Furió | na sua luaParís de Paula G. Furió | na sua lua

***

CAMEMBERT AL HORNO CON HIGOS Y MIEL

Ingredientes

1 queso camembert
6 higos
1 baguette
2 cucharadas de miel
romero fresco
sal y pimienta
mantequilla

Preparación

-Precalentad el horno a 200º
-Sacad el queso de su envoltorio y volver a metedlo en su cajita sin taparlo.
-Haced unos cortes en la parte superior y condimentar con sal, pimienta y unas hojitas de romero.
-Hornead durante 20 minutos o hasta que esté dorado por fuera y fundido por dentro.
-Mientras horneáis el queso, cortad los higos en cuatro y poned en una sartén un poquito de mantequilla. Una vez esté caliente, poned los higos e id dándoles vueltas con cuidado de no romperlos. Cuando empiecen a ablandarse, verted dos cucharadas de miel y dejad cocinar un par de minutos a fuego lento.
-Servid el queso con los higos y el jugo de la miel y acompañadlo con una baguette bien crujiente.
París de Paula G. Furió | na sua luaParís de Paula G. Furió | na sua luaParís de Paula G. Furió | na sua lua

Sólo necesitaréis un buen vinito francés y dos copas :)

Bon appetit!  

na sua mesa: Truman Capote

na sua mesa by Paula G.Furió: Truman Capote | na sua lua

Un cóctel y un tentempié al más puro estilo de Truman Capote

1966 fue el año de Truman Capote, para él “el principio de una nueva época”. La publicación de A sangre fría le otorgaría la fama que había estado anhelando durante toda su vida. También le dio las llaves de la alta sociedad neoyorquina: protagonizaba shows televisivos, deslumbraba en Studio 54 y organizaba fiestas tan célebres como la del hotel Plaza, la más elegante del siglo.

na sua mesa by Paula G.Furió: Truman Capote | na sua luana sua mesa by Paula G.Furió: Truman Capote | na sua lua

Atrás quedaban los seis años en que se gestaba la novela, incontables viajes a Kansas, anotaciones, entrevistas, investigación de campo para describir todos los detalles del crimen. Todo para desentrañar cómo fue el asesinato de los Clutter y qué movió a Hickock y Smith a actuar con tantísima violencia. Cuando fueron detenidos, les entrevistó obsesivamente hasta que no quedó ningún rincón en ellos que no hubiese sido escarbado. Para ese momento, Capote ya estaba enamorado de Smith pero el éxito de la novela dependía de la muerte de los asesinos.

na sua mesa by Paula G.Furió: Truman Capote | na sua luana sua mesa by Paula G.Furió: Truman Capote | na sua lua

La muerte de Smith fue el final perfecto que Capote buscaba para A sangre fría. Lo que nunca imaginó el escritor es que el mayor éxito de su carrera le atormentaría durante toda su vida.

De nuevo volvió a Nueva York y a sus fiestas, a quemar sus fantasmas en pastillas y “destornilladores”.

na sua mesa by Paula G.Furió: Truman Capote | na sua lua

Screwdriver

Ingredientes

Vodka
Zumo de naranja
Hielo en cubitos

Preparación

-Poner 2 cubitos de hielo en un vaso largo
-Verter vodka hasta que éstos floten
-Completar el contenido del vaso con zumo de naranja

na sua mesa by Paula G.Furió: Truman Capote | na sua lua

Triángulos de carne al curry

Ingredientes

Masa filo
200 gramos de carne de ternera picada
1 Huevo
1 cebolla
Curry
Comino
Aceite de oliva
Un diente de ajo
Sal y pimienta

Preparación

-Pica la cebolla y ponla en una sartén con el diente de ajo y un poco de aceite de oliva para que se vaya dorando a fuego medio. Cuando esté dorada añade la carne, dale unas vueltas para desapelmazarla y sazona con la sal, la pimienta, el comino y el curry (este último en abundancia)
-Precalienta el horno a 180-190º
-Corta la masa filo en cuadrados, píntala con aceite, pon una cucharada de la mezcla y ve doblándola hasta formar paquetitos triangulares.
-En una bandeja, hornea durante 10-15 minutos a 180-190º o hasta que veas que están dorados y crujientes. La combinación de las especias con el dulzor amargo de la naranja marida a la perfección :)
na sua mesa by Paula G.Furió: Truman Capote | na sua lua

“Soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio”.
Truman Capote
Paula G. Furió