Hop3fully: una tienda llena de talento emergente

Sila Studios for Hop3fully | na sua luaAndrea Viêntëc for Hop3fully | na sua luaInspirados for Hop3fully | na sua lua

Voy siguiendo los pasos de Hop3fully desde que lo descubrí y me gusta ver lo bien que evoluciona este proyecto de Yasmine Bohéas, una chica francesa afincada en Barcelona desde hace años.

Hop3fully, así, con un 3 sustituyendo a la ‘e’, nació siendo un blog con sedes en Barcelona, Ámsterdam y París, con artículos en español, francés e inglés, que destacaba y difundía el trabajo de artistas emergentes de todas las disciplinas y de todas las nacionalidades.

Como decía, Hop3fully ha evolucionado hasta convertirse en una tienda online que vende productos de esos jóvenes artistas que protagonizan los posts de su blog. Artistas y creadores, que están comenzando en la aventura de lanzarse al mercado con sus productos de calidad, que inspiran con su trabajo y que pueden usar el espacio de Yasmine y de su equipo como plataforma de lanzamiento.

Entre ellos, por ejemplo, el proyecto Inspirados de Miriam Barrio (del que ya hablé en un post, ¿te acuerdas?), una colección cápsula de turbantes de Andrea Viêntëc que es puro arte, la marroquinería minimalista de Sila Studios, la bisutería colorista de Manolita la sencilla o las kokedamas (plantas sin maceta) de Kokedama Soul, proyectos muy diferentes entre sí pero bien seleccionados, que Yasmine incorpora a la tienda por el mismo método que a mí me funciona siempre: el flechazo.

Poco a poco Hop3fully va creciendo y contando con más marcas interesantes que buscan su hueco en el mercado así que habrá que estar atentos.

¡Toda la suerte del mundo con tu proyecto, Yasmine!

Tobillos fríos

Tobillos fríos | na sua lua

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6

No sé si tú también te habrás fijado pero está claro que, a día de hoy, el mundo se divide en dos tipos de personas: las que llevan los tobillos al aire y las que no.

Poca broma porque este asunto de importancia crucial me tiene fascinada desde que me empecé a fijar en ello, hará cosa de un año. Me fijé en los tobillos de las chicas que veía por la calle: al aire. Me fijé en los de mis amigas: al aire. Y en los de mi primo de 15 años: al aire también.

Lo reafirmé en mi viaje a Nueva York, donde practicamente nadie usaba calcetines o bien eran tan cortitos que no se veían. Pero ojo, que una cosa es llevar los tobillos al aire en Barcelona o en Valencia, en ciudades donde a duras penas bajamos de los 15 grados, y otra bien distinta es prescindir de calcetines en ciudades como Nueva York donde nieva, repito, nieva.

Desde aquí muestro mi admiración por todos aquellos valientes que consiguen ir sin calcetines en invierno, con los tobillos fríos. Me encantaría unirme al club de valientes pero me temo que será complicado.

Y tú, ¿tienes los tobillos fríos? ;)

 

P.D.: no viene mucho a cuento pero me encanta el post de Bri Emery en el que decide dar un giro a su blog DesignLoveFest, uno de los grandes de todos los tiempos. Estoy contigo, Bri, por un 2016 con posts más espontáneos, no tan editados, más reales.