Cuatro días de agosto en Madrid

Madrid | na sua lua

Para poner el broche de oro a mis vacaciones, tras dos semanas en Portugal y antes de volver a Barcelona, decidí hacer una parada de cuatro días en Madrid, una ciudad que siempre me apetece.

En realidad la capital no es precisamente el destino típico de vacaciones en agosto y de hecho muchos de los sitios que tenía en mente conocer estaban cerrados, pero a mí me pareció un momento perfecto para aprovecharla con calma y sin las aglomeraciones de otras épocas, como la navideña, por ejemplo. Además tuve a unos guías estupendos, ¿quién me hubiera paseado tan bien y tan bonito como Adrián y Erea?

Madrid | na sua lua

Madrid | na sua lua

Madrid | na sua lua

El plan, en realidad, era no tener plan. Patear calles auténticas (no podía faltar una visita al Rastro el domingo por la mañana en busca de tesoros viejunos), comer en lugares interesantes, probar algún que otro helado, tomar algún que otro café… y charlar mucho, eso lo que más.

Uno de los días se unió a nuestra ruta Daiana, mi madrileñoargentina favorita a la que hacía casi un año que no veía. Con ella fuimos hasta The Hat, un hostal muy chulo con un diseño muy cuidado que en su último piso tiene una terraza con mucho encanto. Desde allí se pueden ver los tejados de Madrid y por un momento te olvidas de que estás en una ciudad de tres millones de habitantes.

Madrid | na sua lua

Madrid | na sua lua

Madrid | na sua lua

De todos los lugares que visitamos me gustaron especialmente Los Chuchis y su menú del día y Cafelito, sus aromas y la simpatía de sus trabajadores. Adrián y Erea me presentaron su Lavapiés querido y yo me dejé conquistar. ¡Imposible no hacerlo!

Además, en Cafelito y justo antes de irme de vuelta a Barcelona, pude conocer a Chejo de La Bici Azul, ¡por fin! Fue genial desvirtualizar a alguien a quien sigo desde hace tanto tiempo :)

Madrid | na sua lua

Y no me puedo olvidar de la gran sorpresa que para mí fue El Imparcial, un restaurante y tienda de diseño que me impresionó nada más llegar (está ubicado en un antiguo palacete) y cuyo interiorismo es una gozada: elegante, luminoso y moderno pero con el toque justo.

Cuando pedimos la comida y le hinqué el diente a mi plato se me escapaban los “¡mmm!” a cada bocado. Hacía tiempo que no probaba un plato tan delicioso y la prueba es que ni siquiera pude sacarle una foto digna porque voló.

La tienda de El Imparcial merece una mención a parte. El espacio i. es una concept store llena de cosas bonitas, desde revistas hasta productos cosméticos, que se encuentra en la sala de al lado del restaurante. Así, después de probar us deliciosa comida, puedes alegrarte la vista con su selección de productos. Tengo que decir que no es un sitio barato pero vale la pena probarlo al menos una vez, palabrita. ;)

Y esos fueron mis cuatro días en Madrid, días de buenos amigos y de buenos ratos que ya estoy deseando repetir.

Y tú, ¿conocías los sitios que visité?, ¿qué te parecen a ti?

5 Comentarios

  1. Anna {drimvic} 02.09.2015

    mmm… què bé! em sembla que em guardo totes les adreces per d’aquí a uns mesos :) petonets i bona rentrée!


  2. Harmony and design 02.09.2015

    Me encanta madrid, nunca he ido en Agosto, dicen que tiene una energía diferente por estar vacía.


  3. La Bici Azul 02.09.2015

    Mas maja imposible :)
    La verdad es que Madrid en agosto tiene algo especial, sobre todo paseando de madrugada. Yo también he aprovechado para conocer lugares nuevos y hacer planes que solo se dan en verano. Por cierto, en nuestro primer aniversario cenamos en el Imparcial y mi experiencia con los chipirones y el pulpo fue religiosa, sin duda uno de los platos mas ricos que he comido nunca.
    Gracias por la mención guapa. Muaks


  4. Mery Garriga 03.09.2015

    Estava esperant aquest post amb candeletes!! Quin amor l’Adrián i la Erea!!!!!!! I quina enveja tan sana em fas (menys pels gatets clar, jaja). M’he anotat totes les adreces, vull anar i espero que sigui en breu!

    Fins demà, guapíssima!


  5. montse llamas 05.09.2015

    Yo soy una enamorada de Madrid en agosto. No me importa pasar calor, porque disfruto mucho de su ritmo tan pausado. Lo malo es que nadie quiere venir nunca conmigo en esa época… :)


Los comentarios están cerrados.