na sua mesa: Berlín

na sua mesa: Berlín | na sua lua

Aunque pretendo volver mucho y muy pronto, nunca había estado en Berlín antes del octubre pasado. No lo he visto nevado, ni renaciendo en primavera, ni con los parques llenos de gente haciendo picnics veraniegos. Pero dudo que pueda ser más bonito que en otoño con todos esos tonos de ocre.

Para ser honesta, Berlín no me recibió muy bien. Yo, con mi afán de andar sin rumbo (y con muy poco tino) me fui a pasear una tarde de frío, viento y lluvia por la zona más fea de toda la ciudad sin ser consciente todavía de que las distancias son realmente tan grandes como todos te las pintan… Por eso al día siguiente no me anduve con tonterías y fui directamente a Hallesches Haus a desayunar. Fin de las tonterías :)

Durante toda la semana me dediqué a recorrer Berlín con fruición. Museos, tiendas, bares y cementerios, es que no se me resistió nada. Con Pol descubrí una antigua zona industrial reconvertida en rastro. Con Jen, Daniel y Holmes di un paseo dominguero a bordo de su Opayayo, el coche más guay de Berlín. Y con Marina descubrí el Bauhaus Archiv, para llorar una vez más por no haber vivido en los ’20 del XX.

La última noche estuvimos en un restaurante de comida típica alemana y Jen pidió flammkuchen. ¡Mein gott qué descubrimiento! Me encantó tanto que conseguí que Mery y Mili de Hinojo lo preparasen el otro día. Os dejo la receta para que la practiquéis con una buena cervecita entre manos.

na sua mesa: Berlín | na sua luana sua mesa: Berlín | na sua luana sua mesa: Berlín | na sua lua na sua mesa: Berlín | na sua lua na sua mesa: Berlín | na sua lua na sua mesa: Berlín | na sua lua

Receta de Flammkuchen

Para 4 personas.

Ingredientes para la masa

✓ 1/2 taza de agua a temperatura ambiente

✓ 1/4 cucharaditas de levadura en polvo

✓ 1 cucharadita de azúcar

✓ 1/4 taza de harina de fuerza

✓ 1 cucharadita de sal

✓ 1/8 taza de yogur griego

✓ 1/2 cucharada de aceite de oliva

Ingredientes para la salsa blanca

✓ 1/2 taza de requesón

✓ 1/2 taza de crema agria

✓ 1 cucharada de harina

✓ 1/2 cucharadita de sal

✓ 1/2 cucharadita de pimienta

✓ 1 cucharada de cebollino picado

Ingredientes para el topping

✓ 1 cebolla cortada finita

✓ 1/2 taza de queso gruyere rallado

✓ 1 cucharada de cebollino picado

Preparación

– Vamos a empezar haciendo la masa. En el bol de la batidora mezclamos el agua, la levadura y una pizca del azúcar y dejamos reposar unos 10-15 minutos, hasta que la levadura empiece a burbujear.

– Añadimos el resto del azúcar, 1/2 taza de harina, la sal, el yogur griego y el aceite de oliva y batimos hasta que se integren bien todos los ingredientes. Vamos añadiendo poco a poco el resto de la harina y dejamos amasando en la batidora 8 minutos más, hasta que nos quede una masa pegajosa pero que se pueda coger con las manos. Pasamos la masa a un bol engrasado con un poco de aceite de oliva, tapamos con papel film y dejamos leudar en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño, más o menos 1 hora.

– Aprovechando que la masa esta leudando vamos a dorar la cebolla. Calentamos en chorrito de aceite de oliva en una sartén, a fuego bajo, añadimos la cebolla y una pizca de sal y cocinamos unos 15 minutos. Cuando esté hecha la dejamos a un lado.

– Cuando nuestra masa haya duplicado su tamaño la estiramos con las manos sobre una placa de horno forrada con papel. La horneamos a 200 ºC hasta que se dore ligeramente, unos 20 minutos.

– Mientras, vamos a preparar la salsa blanca. En el vaso de la minipimer ponemos todos los ingredientes y procesamos hasta que nos quede una salsa uniforme.

– Cuando esté la masa la sacamos del horno, repartimos la salsa blanca por encima, añadimos la cebolla y el queso gruyere y volvemos a meterla en el horno hasta que se funda el queso. La sacamos del horno, añadimos el cebollino picado por encima, la cortamos…

na sua mesa: Berlín | na sua lua

…y la disfrutamos :)

na sua mesa: Berlín | na sua lua

De vuelta al Atlántico con la Expedición Cíes

Expedición Cíes | na sua lua

Le teníamos muchas ganas a la expedición Cíes.

Durante varios meses en el equipo polar la soñamos, la planeamos, imaginamos cómo sería estar en esas islas paradisíacas junto a veintitantas mentes creativas, la diseñamos a nuestra medida y por fin llegó el día de volar hacia el atlántico gallego.

Expedición Cíes | na sua lua

Me habían hablado de la belleza de las islas Cíes, de sus playas de agua turquesa, de sus acantilados rocosos, de las gaviotas que sobrevolaban el archipiélago. Me habían hablado de muchas cosas, pero al llegar al muelle y poner un pie en tierra firme no me podía creer lo que teníamos justo enfrente.

Una niebla espesa, que le dio un aire casi místico al paisaje, nos dio la bienvenida y nos acompañó durante las primeras horas en la isla. Lejos de desanimarnos nos motivó aún más para salir a explorar nuestro nuevo hogar mientras nos íbamos conociendo entre nosotros.

Expedición Cíes | na sua luaExpedición Cíes | na sua lua

Y desde esa excursión a los acantilados surgió la chispa y no hubo vuelta atrás. Reímos y compartimos confidencias, saltamos en charcos, comimos mucha empanada gallega, dormimos en tiendas de campaña bajo la lluvia, nos empapamos de los conocimientos de Fernando Rey, admiramos la obra de Eva Díez y nos estrujamos para plasmar en una foto el concepto de isla (aunque yo no pude participar mucho porque el Instagram de Expedición Polar tenía que estar al día), disfrutamos con las historias y las fotos de Álvaro y no dejamos de fotografiar a diestro y siniestro en casi ningún momento.

Expedición Cíes | na sua luaExpedición Cíes | na sua lua

La expedición Cíes superó las expectativas y el grupo se unió muchísimo, como solo se unen las personas cuando están inmersas en algo especial.

Estoy deseando ver todo lo que grabó Montse para transportarme allí de nuevo :)

Expedición Cíes | na sua lua

P.D.: La expedición a Grinda y a los Pirineos no se quedaron atrás.

1 | 2 | 3 | 4 | 174 |